viernes, 3 de octubre de 2008

Los Italianos en Lima



En el caso de la inmigración italiana en el Perú, vemos que el lugar de origen de los migrantes fue prdominantemente Génova y aledaños (Chiavari, Lavagna, Cogorno, La Spezia entre otras). Y como ya hemos señalado, eran mayormente marinos quienes se establecían en Lima y Callao (zonas con mayor concentración de italianos durante el siglo XIX) como ejemplo de esto tenemos datos censales que señalan la presencia para 1857 de 3469 italianos y para 1876, 5000; siguiendo un modelo común: el ex-marino que con un pequeño capital propio monta un negocio de abarrotes (pulpería, chingana, fonda) y se dedica al mismo, ahorrando con tesón y trabajo duro, al crecer dicho negocio empleaba principalmente a familiares u otros connacionales, quienes venían de la misma Génova al Perú para trabajar.

Es por esto que en el particular caso de la inmigración italiana en el Perú primaron los factores denominados por el profesor Bonfiglio, "de atracción"; la posibilidad de un empleo con ganancias que les permitieran ahorrar un capital y en un futuro mediano montar un negocio propio, era una muy buena oportunidad para un inmigrante genovés desempleado en el siglo XIX.

Cosas particulares de la misma, los apelativos con los que la sociedad limeña de la época denominaba a los inmigrantes genoveses, el típico "bachiche", que vendría a ser una variante del nombre Juan Bautista en dialecto genovés (San Juan Bautista era el patrono de Génova), nombre muy común entre los inmigrantes. Asimismo, se hizo conocida la frase "el italiano de la esquina".

Con el empeño particular de los genoveses, éstos prosperaban poco a poco, de tal manera que podían ya desarrollarse e invertir en negocios con mayor capital, como la tenencia de tierras de cultivo en provincias (el caso de G.B. Maurici y Agusto Susoni en Trujillo), industria vitivinícola (E. Copello, Santiago Queirolo), creación del Banco Italiano, entre otros; traspasando sus negocios originales a una nueva fuerza de inmigración emergente, los chinos y japoneses.

En la ciudad de Lima quedan aún en funcionamiento algunos bares fundados en el siglo XIX por inmigrantes italianos, como el Bar Cordano (frente a Palacio de Gobierno), el Bar Queirolo (en el boulevard Quilca, así como en Pueblo Libre) y el Juanito (fundado en 1937 por Juan Casusol), un popular y concurrido local de venta de sandwiches y licores en Barranco; entre otros.


-------------------------
(1) Giovanni Bonfiglio: Italianos en Perú. En "Mundos Interiores", de Aldo Panfichi, Universidad del Pacífico, 2004.
(2) Rocío Otoya: Histórico Bar Juanito. disponible en http://www.terra.com/noticias/articulo/html/act873002.htm

* Fotografía de empleados del Bar Cordano, tomadas del programa "A la vuelta de la esquina", canal Plus.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Felicitaciones, busco el nombre de Rosalino Bernardi, Bernard o Bernardo, quien fue el primer alcalde de Chimbote, presumo que fue italiano. No sabemos nada
SAludos femarey12@hotmail.es