lunes, 10 de noviembre de 2008

Los Pflucker y Morococha


Morococha

Entre 1820 y 1822 se estableció en Perú la casa comercial Gibbs Crawley & Cía, siendo sus principales accionistas George Henry y William Gibbs, éste último ejerció la representación de la citada casa conjuntamente con Anthony Gibbs.

Carlos Renardo Pflücker Schmiedel fue comerciante y empresario minero, nacido en Waldenburg, Baja Silesia, Prusia en 1800. Fue funcionario de la Casa Gibbs en Guayaquil, donde conoció a Gertrudis Rico Rocafuerte. Es enviado al Perú en 1830, donde el 22 de mayo 1834 en Paita, Piura, contrae matrimonio con Gertrudis Rico (Parroquia Matriz de San Miguel de Piura, Libro de Matrimonios N°05, folio 101 vuelta, asiento 525). Trae también a su hermano Julio Arnaldo Pflucker Schmiedel, quien contrajo nupcias en la Parroquia El Sagrario de la Catedral de Lima el 15 de octubre de 1836 (Libro 12 de matrimonios, folio 203) con María Taramona y Pro, natural de Lima; para poder casarse de acuerdo a la fé católica fue bautizado en la Parroquia El Sagrario de la Catedral de Lima el 12 de octubre de 1836 a la edad de 26 años (libro 20 de bautismos, folio 376 vuelta).

Carlos yJulio Pflucker se asocian con Juan Francisco Izcue y funda en 1840 una de las primeras empresas mineras del país, la Compañía Peruana de Minas de Cobre, estableciendo el negocio minero en Morococha, pueblo a 4600 msnm en el departamento de Junín. Una de sus primeras medidas fue traer dos alemanes, el Sr. Erdmann quien se encargó de dirigir la fundición del cobre y el Sr. Honigman quien se encargó de dirigir el trabajo en las minas.

En 1845 trae al Perú un contingente de diecisisete mineros alemanes procedentes de Clausthal/Harz, con las intenciones de darles trabajo y para asentar un punto de llegada para colonos alemanes que llegasen posteriormente. Si embargo, esta iniciativa no tuvo los resultados esperados. Al respecto, existe un documento en la Biblioteca Nacional de 1846, en donde menciona que los operarios alemanes de Morococha Lenk, Bergman y Giesecke se amotinaron siendo detenidos y posteriormente liberados por intervención de Federico Lembecke y Federico Pfeiffer (ciudadanos alemanes establecidos en Lima, encargados sde asuntos diplomáticos), dichos operarios regresaron a la hacienda amotinando a siete operarios más (Lenk segundo, Bergman segundo, Hirschhausen, Schulz, Hammerschmidt, Weber y Bohn), huyendo de la hacienda hacia Lima, en donde estuvieron bajo la protección de Federico Lembcke y Otton Pepper, solicitando los acusados por su parte el cese del contrato con que fueron traídos de Europa. Otros operarios como Hoffmeister, Stuber, Dietrich, el agente Klee y Sicbenhünner estuvieron descontentos, siendo éste último despedido. El documento señala que los planes de Carlos Pflucker de trabajar con mineros alemanes no salieron bien, no explicándose bien las causas, al parecer debido a conflictos con Federico Lembcke. Entre 1859 y 1860 se dedica a trabajar en Antamina, en los asientos mineros de El Taco ubicado en el departamento de Ancash, donde hizo abrir un socavón de 30 varas de profundidad a fin de explotar sulfuro y óxido de cobre.


Oscar Pflucker Taramona (1879) - Archivo Courret

En 1861 Raimondi durante sus infatigables viajes escribe unas palabras sobre Carlos Pflucker y Morococha:

Excursión de Lima a la cordillera.- Después de un corto descanso de quince días para reposar el fatigado cuerpo, salí de Lima, en compañia de D. Ricardo Dürfeldt y D. Manuel García, dirigiéndome a la hacienda mineral de Morococha, situada en la Cordillera al Este de Lima, con el objeto de hacer algunos estudios geológicos y meteorológicos en esta elevada región... estableci mi centro de operaciones en la misma hacienda de Morococha, gracias a la generosidad de su dueño, el Señor D. Carlos Pflücker, cuya casa situada a 4528 msnm ofrece todas las comodidades apetecibles para soportar la rigidez de aquel crudo clima. En seguida, visitamos las principales minas, haciendo numerosas excursiones en los alrededores, levantamos un plano de las inmediaciones de Morococha... después de un mes y medio... regresé a Lima para coordinar mi trabajo.


Ricardo Dürfeldt era un ingeniero de minas alemán que trabajaó para Carlos Pflucker y acompañó en muchos de sus viajes a Raimondi. Fallece su esposa en 1860, el 14 de septiembre de 1872 se casa con Paula Ampuero. Es despedido de la firma Gibbs debido a sus trabajos en las minas de cobre de Morococha y Quispisiza (las minas de Quispisiza las empezó a explotar en 1856), debido a una baja en el precio internacional del cobre y a un fallido negocio en asociación con Frederick Schutte para la crianza de gusanos de seda, quiebra y queda endeudado. Posteriormente se dedica a la minería de plata en Tucto (Junín), con cuyos ingresos logra cancelar sus deudas.

El Cuerpo de Ingenieros de Minas del Perú emite en su Boletín de 1905 un informe sobre el "Estado actual de la Industria Minera de Morococha" a cargo de M. Masías, quien describe lo siguiente referente a los Pflucker:

"... Morococha tampoco prosperó hasta que, a mediados del siglo pasado, la casa Pflucker se estableció en la región y restauró el trabajo en algunas minas, adquiriendo la propiedad del terreno superficial en el que están situados los yacimientos minerales conocidos, represando las lagunas de Huacracocha, Morococha y San Antonio para aprovechar una fracción de la energía producida por la caída del agua de ellas, en el ingenio que construyeron en la pampa de Tuctu... No he podido conseguir datos exactos sobre la cantidad de plata producida por las explotaciones de la casa Pflucker, pero es notorio que estas minas fueron las fundadoras de su fortuna. La existencia del cobre en Morococha, no fue desconocida para ella que en aquel entonces, poseía casi todas las minas actuales, productors de dicho metal, que abandonaron al establecerse la contribución de minas de 1877..."



Tuctu

Casado en segundo matrimonio con Paula Ampuero el 14 de septiembre 1872, en la Parroquia El Sagrario de la Catedral de Lima, Perú, también tuvo sucesión en este matrimonio. Fallece en Lima. En julio de 1885, los hijos de Pflucker recibieron como herencia las minas de Morococha y formaron la Sociedad Carlos Pflucker y Hnos. para explotarlas. Durante la guerra del Pacífico tuvieron que pagar cupos al ejército chileno y en 1900 fundaron la Compañía Minera Santa Inés y Morococha. Los hermanos Pflucker han sido el tronco de una numerosa descendencia peruana, quienes han tenido participación importante en la vida empresarial y política del país.







-------------------------------
(1) Observaciones de D. Carlos R. Pflucker sobre la refutación de D. Juan Federico Lembcke con respecto a los operarios mineros alemanes amotinados en la hacienda Mineral de Morococha. Carlos Renaldo Pflucker. Lima : Imprenta del Correo Peruano, 1846.
(2) Gustavo León. Apuntes histórico-genealógicos de Francisco Fierro. FONDO EDITORIAL BIBLIOTECA NACIONAL DEL PERU, 2004.
(3) Ingrid Schulze Schenider. Alemania y América. Editorial Mapfre 1995.
(4) Antonio Raimondi, Pompilio Inglesi, Spartaco Inglesi Black, Ricardo La Torre Silva. Mirada íntima del Perú: Epistolario, 1849-1890. Fondo Editorial del Congreso del Perú, 2005
(5) Antonio Raimondi. El Perú. tomo I - Parte Preliminar y El Departamento de Ancachs (1873).
(6) Boletín del Cuerpo de Ingenieros de Minas del Perú (1905). M. Masías: Estado actual de las minas de Morococha.

* Fotografía del user "stephenathornton" disponible en http://www.flickr.com/photos/8647334@N05/1290164756/"

23 comentarios:

Luis Siabala Valer dijo...

Trabajos de esta naturaleza son necesarios a la historiografía nacional. Felictaciones.
Luis Siabala

Anónimo dijo...

Hola sólo para mencionarte que el abuelo de mi abuelo se llamó Juan Federico Lembcke fue Cónsul de Suecia y Noruega en otros documentos se le menciona como Cónsul de los países bajos.Además fue uno de los accionistas que fundaron el Banco de Lima. Si te interesas más sobre su persona puedes encontrar más información de él en el archivo de El Comercio. Que publicó además un especial por la Guerra del Pacífico haciendo mención a varias familias de origen migrante cuyos hijos se inmolaron en esta. En el caso de él sus hijos Carlos y Enrique (del último hay una calle en Miraflores con el apellido mal escrito, incluso si mal no recuerdo tambien en Chorrillos el monumento tiene el apellido de ambos errado).Sobre el especial del diario, no recuerdo si fue por la conmemoración de los cien o ciento diez años de la Guerra del Pacífico. Creo que fue en el segundo de los casos ya que recuerdo que fue a mediados de los ochenta cuando lo leí. Muchos saludos y felicitaciones por tu interesante trabajo.
Jessica Chávez Lembcke
pd-El nombre original era Johann Frederick Lembcke, pero muchos alemanes por comodidad se lo cambiaban castellanizando sus nombres. Supongo para ahorrarse problemas de papeles (ya que escribir estos no se les hace a los funcionarios fáciles aún).

Eduardo Salazar dijo...

Luis Siabala:
Gracias por pasar y comentar.

Jessica:
Gracias por el aporte, buscaré la edición que me comentas. Imagino que el nombre original debió ser Johann Friedrich Lembcke, y estuvo registrado como "Juan Federico" por la (mala) costumbre de castellanizar los nombres de los extranjeros en el siglo XIX.
Gracias por pasar, esamos en contacto.

Anónimo dijo...

Bueno, les puedo decir que en Morococha,existe una calle Pflucker, en homenaje a esta familia pero con el correr del tiempo le han quitado la letra P, aun asi hasta hoy (mientras no desaparesca Morococha) existe esta calle.

mic dijo...

Hola Eduardo que bueno tu articulo de verdad hay mucho que no se sabe ..de toda esta historia de morococha.. T felicito por tanta investigacion.... te quisiera pedir un favor si pudieras ver algo del campamento de Tuctu en morococha cuando estuvo la compania Cerro de Pasco Corporation ... Vivi ahi de nina y mi pacdre trabajo para esa compania tengo lindos recuerdos ..ojala puedas obtener informacion y como se vivia en aquella epoca ahi .. saludos ade

Eduardo Salazar dijo...

Hola mic, gracias por el comentario. El ambito del presente blog es la inmigracion del siglo xix.

Saludos cordiales y gracias por pasar.

Eduardo

mic dijo...

UYYY que penita .... si mas adelante te animas a investigar ..te lo agradecere siempre .. no encuentro fotos nadaaaa ... gracias igual .. saludos

mic dijo...

Uyy que penita.... si mas adelante te animaras a investigar , estaria muy contenta de tener noticiasobre esto y fotos ... saludos y gracias

Anónimo dijo...

Es buena la referencia historica, que bien que alguien lo hizo en internet, personalmente ahora conosco un poco mas a los explotadores de tanta gente, entre ellos mi abuelo y mi papá que derramaron sus vidas en las minas de Morococha tallando por dentro la esperanza del pueblo ellos y ellas son los vrdaderos formadores de Morococha, no sus "dueños" o autoridades.

Abilio dijo...

Sabe algo sobre la mina San Pedro y San Pablo en Morococha. Un empleado de esta mina llamado Rafael Muro fue asesinado en agosto de 1916 y necesito algo de información.
Gracias

Eduardo Salazar dijo...

Estimado Abilio: lamento informarle que no tengo informacion sobre Rafael Muro. Gracias por pasar, saludos cordiales.

Eduardo

Anónimo dijo...

Es intolerante la carencia de identidad y real amor patrio de nuestros días, a juzgar nuestra vida está limitada a vivir el presente de modo pasajero e indiferente; la relegada historia al parecer no importa en nuestras vidas, como no importan los disque hermosos recuerdos que se tiene de nuestro terruño, vaya vaya. tener la mirada puesta sobre la mutilación, lapidación y denigración de no solo un asentamiento minero sino más bien de un lugar que admitió vidas, los forjo, y hasta los diseño... se hace patético... comparado a la vulneración de derechos propios nuestros o quizá a la muerte misma de nuestros padres. Ojala y Morococha en su añorada ombla, Dolores, gertrudis, yanke alto, yanke bajo, La vieja, La nueva, natividad, La lama sí la Lama, Pique Maria, cajocillo alto, cajoncillo bajo, San Ignacio, al piedra blanca, cantagallo, La Compuerta, codiciada (lugares en el que clama la sangre de hermanos combatientes que gustosos regaron la sed de la tierra en su reclamo de lo que es capaz de darnos)... Ojala No MURIERA, Ojala... pero que pena eso ahora es una realidad ante la indiferente mirada de los que dicen que aman la tierra que los vio nacer, ante la muda, y pétrea posición del legítimo heredero de estas tierras, Morocochano ... Morocochano ahora no hay derecho de reclamar que se nos diga MORO-COCHINO pues cochinos somos con tal actitud pasiva e indiferente. bástame 100 lenguas, bástame 1000 brazos, bástame 1 corazón que sepa decir te amo mi Morococha, para volver a ver el camino a la vieja llena de fulgor y de alegría por los pasos de quienes vimos el mundo en esta tierra, si tuviera que dar mi vida porque Morococha resucitará… Mil veces la daría, pues ello no se compra con un puñado de dinero inversor que finalmente ni siquiera es para bien de mi hermano peruano. Una Pena una pena no tener ojos para ello.
Dr. Jim

Eliseo Maldonado dijo...

Interesante, yo trabaje en Morococha durante los años 1997 y 2003, recien me interesó buscar información, como sabrán actualmente el poblado de Morococha está apunto de desaparecer por los trabajos de eplotación de la transnacional Chinalco, si tienen más datos dela histria de Morococha agradeceré enviarme a mi e-mail emaldonado1968@hotmail.com.

Eduardo Salazar dijo...

La historia de Morococha estimado Eliseo es una historia muy agridulce, positiva por parte de la gente esforzada y trabajadora de la zona, negativa por la exploracion capitalista y que arraso con el medio ambiente hasta el punto de tener que evacuar Morococha por practicas entermente destructivas con desprecio por la naturaleza. Gracias por el comentario, en algunos tomos del "El Peru" de Raimondi y otros libros texto libre en google se resume la historia de Morococha, especilmente en "La mineria en el Peru" de 1908.

Saludos cordiales,
Eduardo

Lucho Arias Herrera dijo...

Gracias Amigo Eduardo por hacernos conocer un poco de la historia de Morococha y asi podernos identificar más con esta tierra que actualmente atraviesa adversidades y luchamos por defenderla. disculpa por el atrevimiento de copiar y difundir parte de tu publicación a traves del blog que manejo, lo hago con la sana intencion de poder difundir mas la historia Morocochana. Una vez más muchas gracias.

Eduardo Salazar dijo...

De nada estimado Luis.
Palabras como las suyas estimulan mi trabajo en este blog. Cordialmente,

Eduardo Salazar

Beatriz Zevallos dijo...

Felicitaciones mi amigo por publicar parte de la historia de mi querida Morococha, mis padre vivieron mas 70 años en la calle PFLUKER como propietario.
Un abrazo a la distancia.

Eduardo Salazar dijo...

Estimada Beatriz, muy agradecido.
Cordialmente,

Eduardo Salazar

Anónimo dijo...

Una buena investigación, un acercamiento a nuestro pasado. Felicitaciones!!!
Saludos Cordiales.

Eduardo Salazar dijo...

Muy agradecido, un saludo.
Eduardo Salazar

ANTONIO CORDERO BORJA dijo...

ESTIMADO EDUARDO:
MUY INTERESANTE, DE PERSONAJE EXTRANJEROS VINIERON AL PERU A HACER MINERIA, QUE FUERON EPOCAS DURAS, PERO LA TENACIDAD DE HOMBRES COMO EL SR. PFLUCKER, HICIERON POSIBLE, EL INICIO DE LAS ACTIVIDADES MINERAS, EN ESTOS PARAJES INHOSPITOS, GLACIARES.
FELICITACIONES, POR TU DEDICACION DE ESTE PEDAZO DE TIERRA PERUANA (MOROCOCHA) QUE HA DADO RIQUEZA MINERAL.
CONMOVIDO, PORQUE MI LINDO PADRE, NACIO EN MOROCOCHA, EN 1929, MI ABUELO TRABAJO EN LAS MINAS. Y LLEVO EN MI ADN, LA SANGRE MINERA.
UNA ANECDOTA, CUANDO ERA PRACTICANTE DE GEOLOGIA, LE TRAJE A MI ABUELO VICENTE, UNA MUESTRA DE MINERAL Y ME SORPRENDIO, CUANDO EL ME DIJO, TU LO HAS MUESTREADO DE TUCTO (Y ERA CIERTO).
BUENO, LA EXPLOTACION MINERA DE TORO MOCHO, CASI HA BORRADO, LA MOROCOCHA ANTIGUA, TENGO ALGUNAS FOTOS, QUE HE TOMADO ANTES QUE DESAPARESCA, LA CALLE COMERCIAL, DONDE SE VENDIA LAS MAQUINAS SINGER, ENTRE OTRAS.
ESPERAMOS INTERCAMBIAR COMUNICACION, MI CORREO ES : acordero53@yahoo.es
ATTE, ANTONIO CORDERO

Eduardo Salazar dijo...

Estimado Sr. Cordero:

Encantado de intercambiar información, la historia del Perú es apasionante en general y algunos aspectos, como Morococha, en particular. Un saludo
Eduardo Salazar

Margarita Pflucker dijo...

Estimado Eduardo:
Muy interesante tu investigación. Muchas gracias por tu trabajo, te felicito.
Margarita Pflucker