sábado, 18 de agosto de 2018

El bergantín "Clorinda"



Revisando diarios antiguos durante éste fin de semana encontré ésta noticia, por demás interesante que a continuación transcribo, del diario La Nación, Edición de Madrid, Domingo 14 de Agosto de 1853, Año Quinto, número 1607:

"No obstante éstas dificultades internacionales, el general Echenique no desatendía su proyecto favorito de colonizar el Amazonas, empleando al efecto la protección nacional más generosa. El 9 de junio se hizo a la vela del Puerto del Callao el bergantin goleta "Clorinda", conduciendo a su bordo la primera colonia que va a establecerse en las márgenes de aquel caudaloso río. El número de colonos alcanzaba 90, entre los cuales había 67 hombres, 12 mujeres y 11 niños. Iban al cargo de don Manuel Ijura y don C.D. de Schutz. La mayor parte eran alemanes, y algunos franceses, italianos, irlandeses, anglo-americanos, españoles y peruanos. El gobierno hacía todos los gastos de transporte, había mandado repartir a los colonos, desde su llegada, herramientas, semillas de agricultura, habitación, alimentos, etc.

Había celebrado además una contrata con los señores Ijura y Schutz para introducir en aquellos terrenos 13,000 colonos mas, durante seis años de Alemania, Bélgica, Austria y Suiza, y establecerlos en pequeñas poblaciones de a mil individuos, dándoles por cada mil individuos un terreno de 16 leguas de largo y dos de ancho, y auxiliándolos con diez mil duros en cada uno de los tres primeros años, a cuenta de la primera de treinta duros por cabeza, concedidas por las leyes anteriores de la República a los introductores de emigrados estranjeros. Además serán conducidos gratis por el Amazonas y sus tributarios en el Perú en los vapores mandados construir expresamente por el gobierno para favorecer la colonización de aquellos magníficos terrenos..."


Como vemos, quienes conocemos la región del Amazonas, un proyecto así hoy en día 2018 sería sumamente complejo, y en 1853 directamente imposible, pero los iluminados políticos de la época no lo veían sí y eso explica el fracaso de esa expedición, la cual al terminar llevó a Schutz a replantearse la posibilidad de cumplir el contrato, de traspasar el mismo a EEUU, para finalmente buscar otra región para establecer a los colonos, siendo la elegida Pozuzo y lo demás historia.

Cordiales saludos.
Eduardo


Imagen extraída de http://ptsperu.com/tour/peru-exotico-lima-iquitos-cusco-puno/

martes, 17 de julio de 2018

Carta a José Antolín Rodulfo, 1829



Como ya hemos mencionado múltiples veces, José Antolín Rodulfo fue un empresario panameño, que llegó en los albores de la Independencia al Perú, se integró en un círculo de intelectuales donde destacaba Felipe Pardo e inició labores como periodista y empresario, posteriormente pasó a la política peruana. Y lo que lo trae a éste blog, es que fue el Encargado del Gobierno Peruano para la primera inmigración organizada por el Estado, aquella de los alemanes de Württemberg, con un penoso desenlace, acusaciones de enriquecimiento ilícito, esclavitud y maltrato, incumplimiento de contratas y un largo etcétera... nada nuevo bajo el sol de la política peruana.

A colación, encontré en una reciente subasta de la casa Soler y Llach de 20/06/2018 un curioso ejemplar prefilatélico datado en 1829, dirigido a Rodulfo desde Gibraltar. Es de notar que la carta está destinada a Rodulfo, y en su ausencia, a Felipe Pardo.

La descripción de la casa filatélica es la siguiente:

1829. GIBRALTAR a LIMA (Perú). Carta completa circulada probablemente por tierra hasta Lisboa y por buque portugués hasta MONTEVIDEO vía Río de Janeiro. Tasada con 10 ctvos. probablemente en Uruguay. Algunas erosiones del papel pero excepcional ruta.

Saludos cordiales,
Eduardo

PD. Se vendió en 370 euros + 20% de comisión.

jueves, 15 de marzo de 2018

Archibaldo Smith, cirujano



Estaba revisando el Censo Municipal de Lima de 1831, y me encontré con ésta agradable sorpresa.
Figura, en la Calle Palacio número 66 Don Archibaldo Smith, escocés de 30 años, de ocupación cirujano, soltero para ese entonces.

Más sobre Archibaldo Smith aquí

Saludos cordiales,
Eduardo Salazar

martes, 10 de octubre de 2017

Sobre inmigración de ancestros y nacionalidad



Me animo a escribir este post porque he notado, a lo largo de la década que llevo investigando sobre inmigración y genealogía, mucha confusión e infundadas "esperanzas" en cierta documentación. Antes que nada esta es una entrada personal, donde escribo lo que pienso, no necesariamente le guste a algún lector del blog lo que viene a continuación.

Creo que podría "clasificar" a la gente que le interesa la genealogía en 2 tipos:

1. Aquellas personas genuinamente interesadas en la genealogía, revisar documentación como partidas de matrimonio, nacimiento, defunción, testamentos, expedientes sucesorios, pliegos matrimoniales, partidas de bautismo y un largo etcétera, por el simple placer o disfrute de investigar sobre sus antepasados (o de otros), averiguar su historia familiar, comprobar anécdotas o simplemente investigar sus raíces con un ánimo de interés gratuito. Excluyo de acá a aquellas personas que investigan su historia familiar para "bautizar" a sus antepasados en una religión diferente a la que profesaron en vida.

2. Aquellas personas que investigan su genealogía con la finalidad exclusiva de conseguir un "pasaporte". Acá empiezan los errores, el más común con el que me he topado es que, por lo menos en Lima, la gente piensa que "pasaporte" es igual a "nacionalidad". ESTO NO ES ASÍ.

La NACIONALIDAD es la pertenencia a una nación (república, reino, principado, en suma, un país) como ciudadano, lo que conlleva a muchos derechos y también a muchos deberes. Un buen ciudadano debe de conocer las leyes de su país, por lo menos las generales, y si su finalidad "genealógica" es conseguir una nacionalidad, por lo menos el idioma del país de sus ancestros a nivel básico. Abundan los casos de personas que reclaman la nacionalidad por ejemplo italiana, francesa o alemana y no saben ni diez palabras en esos idiomas. Otra cosa es el PASAPORTE el cual es un documento de viaje, los ciudadanos de un país tienen derecho, según la normativa de cada país, a tener una documentación de identidad nacional (DNI en el Perú y España) y además si quiere viajar, a la emisión de un pasaporte. Es decir el pasaporte es un documento de viaje, no es sinónimo de nacionalidad, la cual es un concepto más amplio.

Habitualmente la gente genuinamente interesada en su genealogía es la minoría, mientras que la mayoría trata de obtener algún beneficio, sea el "pasaporte" (o sea, la nacionalidad y con ello la emisión de un documento de viaje) o en muchos casos problemas de herencias y sucesiones intestadas. También suele coincidir que estas personas interesadas en la genealogía por el amor a los chicharrones , no tengan ni idea de la legislación vigente ni los principios que aplican para reclamar una nacionalidad por descendencia. Por esto, son vulnerables a ciertos personajes que existen y se prestan a "conseguir documentos para tu pasaporte europeo", algunos de ellos muy honorables y genuinos investigadores genealógicos, otros simples estafadores. Ejemplos de estas estafas suman miles de cantidades por ejemplo, en Argentina.

Entonces, creo importante dar consejos, si uno está interesado en su genealogía para conseguir una nacionalidad:

1. Aprender lo básico del idioma de la nacionalidad que pretende reclamar.

2. Revisar la legislación vigente sobre cómo adquirir la nacionalidad por descendencia, en las páginas certificadas de las embajadas de los países de sus ancestros, no "en internet" ni en el "boca a boca".

¿Por qué digo esto? Porque existe un mito muy difundido, sobre la nacionalidad italiana, y es que sólo se puede obtener hasta la cuarta o quinta generación. Ésto es FALSO, la nacionalidad italiana se adquiere por iure sanguinis, es decir por "derecho de sangre", por haber tenido un antepasado italiano, pero con ciertas restricciones, como haber estado inscrito en su consulado, y teóricamente no hay un límite de tiempo si se demuestra por ejemplo que el bisabuelo era italiano (con la partida de nacimiento o bautismo italiana) y sus partidas de matrimonio y defunción, luego la del nacimiento del abuelo, sus partidas de matrimonio y defunción, luego la del nacimiento del padre, sus partidas de matrimonio y finalmente la partida de nacimiento del solicitante. Si hay algún error con un nombre (por ejemplo que en un documento figure "José Antonio" y en otro "Antonio José" se debe rectificar la partida judcial.

3. Un "atajo" importante es que si alguien de tu familia ha conseguido la nacionalidad de sus ancestros, por ejemplo tu primo hermano, entonces simplemente hay que solicitarla demostrando que eres primo hermano del que ya la obtuvo y aportando la documentación que muestre su vinculación con el ancestro europeo del cual se obtuvo la nacionalidad.

4. Hay genealogistas serios y profesionales que son auténticos expertos en la materia, con los cuales uno puede contar para que consigan las partidas que hagan falta, dentro de lo posible ya que los archivos peruanos suelen ser un desastre. Son pocos pero son, muy profesionales, pero su trabajo no suele ser barato. Lógico, puesto que tienen que sumergirse en archivos descuidados para localizar información olvidada en el tiempo.

5. A ser posible conversar del tema con el pariente de mayor edad, por ejemplo el nieto del inmigrante, que a estas alturas ya es el abuelo del que busca la nacionalidad, y preguntarle detalles sobre el ancestro europeo, sobre todo la ciudad donde nació (no vale "Génova" si es que no nació en Génova sino en un pueblo de Génova, como Bogliasco) y la época por la cual llegó al Perú. Lo más importante y sencillo es conseguir fechas y lugares , información, dentro de la misma familia, antes de salir a buscar en archivos.

6. No tener demasiadas esperanzas en conseguir la nacionalidad por descendencia. En Perú los trámites son larguísimos, los documentos cuestan, además hay que legalizarlos y traducirlos al idioma del ancestro europeo. No es barato y los resultados son inciertos.

7. Finalmente, si no se consigue la nacionalidad y uno no ha pedido un préstamo en el banco para conseguir los documentos o pagar al investigador, no es el fin del mundo. Habrás armado una historia familiar muy bonita y completa, que heredarán tus nietos.

Saludos cordiales,
Eduardo

lunes, 10 de julio de 2017

Los vapores "Huallaga" y "Tirado"


Vapor de ruedas hacia 1850 (foto referencial, extraída de Wikipedia)

Como ya hemos comentado anteriormente, el segundo intento de inmigración alemana organizada por el Estado corrió a cargo de Damian Schütz y Manuel Ijurra originalmente (luego Ijurra se trasladaría a EEUU donde fallecería en 1854) para ser concretado en 1857 con la expedición a Pozuzo a cargo de Damian Schütz.

Pero en 1853, estando Schütz en Perú, después de su periplo por Estados Unidos y Texas, éste se encontró con que había una gran cantidad de inmigrantes alemanes de los traídos por Rodulfo sin ocupación y profundamente decepcionados, sumidos en la pobreza. Es así que junto a Ijurra comienzan una expedición con estos colonos rumbo a Caballococha, donde inicialmente iban a situarse los futuros colonos, esta expedición está narrada de forma absolutamente impecable y prolija por Henri de Büren en su diario de viaje siendo Büren participante de la expedición y testigo de excepción de los acontecimientos.

Como sabemos, los colonos llegaron en escaso número a Caballococha y Nauta para finalmente abandonar dichas regiones por el estado de aislamiento en que se encontraban, así como enfermedades propias de la zona como la malaria, regresando algunos a Lima y otros yéndose a Brasil. Pero, paralelamente, el Estado peruano firma un convenio de navegación con el Brasil, bajo el supuesto de que una ruta de vapores uniría las ciudades de Belem do Pará, Manaos e Iquitos, fomentando el intercambio comercial, el desarrollo y la industria. Es así que para esto, se encargó la construcción en New York por intermedio del Dr. Whitemore en Lima y el Ingeniero Nesbitt en Nueva York, la construcción de dos vapores de mediano calado para surcar las cuencas del Amazonas, siendo bautizados como "Tirado" y "Huallaga".

Estos vapores quedaron inservibles tras un periodo breve de funcionamiento, quedando abandonados desde 1856 en las playas de Nauta donde se perdió el "Huallaga" y en las de Omaguas, donde yace el "Tirado", siendo vistos sus restos por Antonio Raimondi durante uno de sus viajes.

Encontré dos descripciones interesantes de dichos episodios de la historia peruana, relacionados con la inmigración. La primera, a cargo de los reverendos Kidder y Fletcher, publicada en 1857,  menciona una conversación con Mr. Nesbitt, el ingeniero que diseñó los vapores "Tirado" y "Huallaga", donde menciona que:


[...estuvo navegando por 3 años el Amazonas y sus tributarios, que construyó además siete steamers para la compañía de navegación brasileña ("Tapajoz", "Rio Negro", "Marajo", "Monarca*", "Cameta", "Tabatinga" y "Solimaes"). Los vapores peruanos fueron construidos en Nueva York y transportados en piezas hasta Pará donde se rearmaron, conduciendo Whitemore uno y Nesbitt el otro rumbo a Perú, a la altura de Obidos (Brasil) el Dr. Whitemore entrega el mando del vapor a Mr. Z.B.Conely y regresa a NY.
Estos vapores no fueron construidos con acero, a diferencia de los brasileños, sino con pino de Georgia, el más pequeño era el "Huallaga" de 90 pies de largo y el otro , el "Tirado", de 110 pies de largo, no funcionaron tan bien como se pensaba, o por lo menos como se deseaba, fueron hechos muy ligeros, con acabados pobres, de modo que el oficial peruano que los iba a recibir se negó a hacerlo, quedándose abandonados los dos vapores con dos tripulaciones americanas allí, sin provisiones y en una situación límite.
Finalmente los agentes peruanos forzaron al Gobernador Coronel Francisco Alvarado Ortiz, a aceptar los barcos quedando pendiente un saldo de la deuda contraída bajo el argumento de que el contrato no se había realizado de forma íntegra. Uno de ellos, el "Huallaga", nunca pudo hacer funcionar su rueda a vapor una vez que alcanzó el puerto de Nauta, fue amarrado a un banco y abandonado a la intemperie. El otro, el "Tirado", hizo algunos viajes a varios puertos peruanos, pero finalmente se desaprovecharon porque ni los peruanos saben como manejarlos ni hay ningún ingeniero americano que los oriente porque todos regresaron a Estados Unidos]

La segunda referencia a dichos vapores la he encontrado en un libro que narra las aventuras de un americano llamado Alonzo De Milt, quien inicialmente se establece en Australia pero se traslada al Perú durante la "fiebre del oro" de mediados de 1850's, a la cual describe como un bluff destinado a atraer inmigrantes al Amazonas, viaja desde Lima hasta el Amazonas junto con una partida de media docena de americanos, fallece uno por el camino de disentería y otros se regresan a Lima, finalmente llega a Nauta donde describe lo siguiente:


[... Nauta es una aldea de pescadores de varios cientos de habitantes, encontramos allí a varios hombres blancos quienes nos recibieron con un "hurra", esta docena de hearty fellows eran americanos... el Gobierno peruano había estado tratando de establecer la navegación fluvial del Amazonas... finalmente contrató al Dr. Whittemore de Lima, la construcción de dos steamers, a ser construidos en New York, transportados a Pará en piezas, llamados "Huallaga" y "Tirado" hechos en pino de Georgia... fueron armados en Pará y ascendieron el Amazonas hasta Nauta. Este intento de navegación fue un completo fracaso, el "Huallaga" después de llegar a Nauta nunca pudo girar su rueda a vapor, el "Tirado" ha hecho dos o tres viajes al Marañón y al Huallaga hasta llegar al pongo de Chasuta. Cuando DeMilt llega a Nauta, uno de los primeros objetos que ve es el "Huallaga" atado en un banco... los americanos en Nauta eran la tripulación del "Huallaga" y del "Tirado" donde fueron rechazados estos navíos y estaban esperando la autorización del Gobierno peruano así como el pago del contrato...
DeMilt y sus compañeros fueron bien recibidos por los americanos, fueron invitados a bordo del "Huallaga" e hicieron allí su cuartel general durante su estancia en Nauta... días después llegaron del Alto Marañón en canoas varios americanos más de la tripulación, sumando en total 20 personas. DeMilt esperaba ir hacia Pará en el "Huallaga"... el 4 de Julio de 1854 lo celebraron con un disparo del pequeño cañón del "Huallaga" y en la noche hubo un baile en honor a los americanos donde participaron todos en Nauta. El General Ortiz, comandante de la frontera peruana, estuvo presente en persona, con sus soldados, en total 30 o 40 nativos.... hubo una pelea y los americanos acudieron al "Huallaga" apuntando con su pequeño cañón la aldea, sin embargo prevaleció la razón y se calmaron los ánimos, aunque esto motivó a que los americanos determinasen abandonar Nauta a la primera oportunidad...
... El General Ortiz era el dueño de una barcaza grande, los americanos intentaron comprársela en múltiples oportunidades sin éxito. La incertidumbre de cuando sería la partida del "Huallaga" pronto se hizo insostenible y después de haber permanecido un mes o seis semanas en Nauta una partida de doce americanos decidieron irse como sea. Tres de los acompañantes de DeMilt decidieron quedarse, Nelson, quien se había unido a ellos en Cerro de Pasco, Armstrong y Johnson. DeMilt y Murray, Winshio, ingeniero del "Huallaga", Houston, carpintero, Arnold, bombero y varios otros decidieron hacer el viaje, para ello había que robar la barcaza de Ortiz e ir a Tabatinga, en el lado brasileño de la frontera, donde sabían que estarían a salvo... se apropiaron de la bandera americana del "Huallaga", provisiones y robaron el barco... el cual no se detuvo hasta Tabatinga... ]
Y para terminar, en el "New York Daily Tribune" correspondiente a Julio 10 de 1854, pagina 2, se menciona que habían entrevistado a Mr. Caverly desde el Amazonas, quien había llevado dos steamers, contratados por el Gobierno peruano a través del Dr. Whitmore, al Amazonas y los había entregado a las autoridades pertinentes en Nauta, los steamers llevaban los nombres de "Huallaga" y "Tirado"... además nos encontramos con una partida de hombres que iban al Amazonas en busca de oro, bien pertrechados y en buen estado de salud... The News del día 3 de Abril de 1854 da la siguiente lista de personas que dejaron Lima el 1 de Abril con rumbo al Amazonas: Wm. F. Henrietta, John D. McCaffery, Thomas B. Woodruff, C.B. Arcularius, Fisher C. West, S.G.Hatch, Thomas W. Whitehead, C. Sheidman, E.J. Smith, Wm Richards, Joseph Stickeney, William Carroll, M. Kerrins, Thomas McHernan, Fred. Barkes, Charles Archibald, Jno. Blakely, George Andrews, J. Warren, George Ottaway, Albert McCoy..."

Como vemos, varios factores confluyeron en el fracaso del establecimiento de la navegación del Amazonas en 1854, incluyendo la construcción de vapores de madera, una deuda impaga, rumores infundados de oro, un robo y fuga de quienes debían de enseñar a los marinos peruanos a manejar esos vapores, entre otros.

Saludos cordiales
Eduardo Salazar




Referencias
* El "Monarcha" fue el vapor que realizó una travesía desde Pará hasta Loreto, recogiendo testimonios a su paso por Brasil de varios inmigrantes alemanes e italianos que inicialmente fueron a Perú pero que por las pésimas condiciones que recibieron se fueron a Brasil, viaje descrito en un post previo.
(1) Brazil and the Brazilians, portrayed in historical and descriptive sketches. Daniel P. Kidder 1857
(2) The life, travels and adventures of an American wanderer a truthful narrative of events in the life of Alonzo P. De Milt 1883

miércoles, 5 de julio de 2017

La isla San Lorenzo y la Guerra de 1866



Es conocido por todos la Guerra que se libró en  1864 y 1866 entre las Repúblicas de Ecuador, Perú, Chile y Bolivia contra España, básicamente una guerra desatada tras la ocupación de las Islas Chincha por parte de España en medio de una serie de acontecimientos, incluyendo el maltrato a los colonos vascos en Talambo, una expedición científica enviada a América en barcos de guerra, la presencia de un Comisario Real en lugar de un Embajador como corresponde entre naciones independientes, y el hecho fundamental de que hasta ese momento no existía un tratado entre Perú y España que reconociese la independencia del Perú.

Tras el bombardero de Valparaíso, una ciudad indefensa, por parte de la escuadra española, ésta puso rumbo al norte, hacia el Callao. El Presidente Balta organizó las defensas y se libró la batalla del Dos de Mayo de 1866, que según los españoles culminó en victoria por parte de ellos, según fuentes americanas (y finalmente el devenir de los hechos) victoria para la causa común del reconocimiento de la Independencia. Lo cierto es que la flota española fue duramente castigada por la artillería de los fuertes del Callao y el resto de baterías montadas ad hoc, con un número importante de muertos, desperfectos en los barcos y sin apoyo en tierra ni tropas o barcos de refuerzo.

La flota española se refugió en la Isla San Lorenzo donde repararon las naves, enterraron a sus muertos y finalmente partieron rumbo a España, en espera de que las negociaciones diplomáticas cerraran este capítulo bélico. Así, la isla San Lorenzo nuevamente fue utilizada como cementerio, desde épocas prehispánicas, con los holandeses de la expedición de L`Hermitte, con los extranjeros no católicos una vez alcanzada la independencia (mayormente protestantes, incluyendo un Embajador de EEUU), con los coolíes chinos que fallecían al llegar a la Estación Sanitaria, y los marinos españoles fallecidos durante el combate del 2 de Mayo. Luego se volvería a utilizar como camposanto en la Guerra del Pacífico.

Hasta ahí lo que sabía del tema. Sin embargo hoy, revisando un ejemplar de "La Ilustración Española y Americana" Año 26, 8 de noviembre de 1882 leo lo siguiente:

"La Fragata Navas de Tolosa, enviada por el Gobierno español a los puertos del Pacífico. En La Época, ilustrado periódico chileno, correspondiente al día 15 de Octubre próximo pasado, leemos las siguientes líneas: Meses atrás, los miembros de la colonia española residentes en Lima y Callao solicitaron al cuartel general la competente autorización para trasladar al Cementerio de Lima los restos de los marinos españoles, provisionalmente sepultados en la isla de San Lorenzo después del bombardeo y bloqueo del Callao en la pasada guerra -- El general Lynch accedió gustoso a aquella petición y puso a disposición de la comisión que organizaba aquella obra piadosa una banda de música y un piquete de infantería...
Hoy podemos añadir a las anteriores noticias del periódico chileno otras más significativas e igualmente satisfactorias: la solemne traslación al cementerio de Lima, desde la isla de San Lorenzo, de los restos de los marinos y soldados españoles que murieron enfrente del Callao el 2 de Mayo de 1866 se ha efectuado con majestuosa pompa, el día 30 de Noviembre último (según despacho telegráfico que hemos tenido la satisfacción de recibir y leer), presidiendo el acto fúnebre , como en testimonio de reconciliación absoluta entre españoles y sud-americanos, el encargado de negocios de nuestra patria y el general chileno Lynch, y concurriendo en masa la colonia española y gran muchedumbre de chilenos y peruanos..."

Tras esta lectura comienzan las interrogantes: ¿los restos hallados por Huldtwacker en la isla San Lorenzo incluyen españoles del combate de 1866? ¿en qué lugar del cementerio general (Presbítero Maestro) reposan los restos de estos españoles?  ¿por qué en la historiografía actual se sigue considerando que hay restos de españoles de 1866 en la isla San Lorenzo?

Saludos cordiales,
Eduardo Salazar

domingo, 11 de diciembre de 2016

Colonia italiana en la Hacienda Macacona en Ica (1873)



Como sabemos, la Sociedad de Inmigracion Europea, de efímera vida, fue la encargada durante el gobierno de Manuel Pardo de la inmigración organizada por el Estado, logrando traer cerca de 4000 inmigrantes, en su mayoría italianos, quienes fueron destinados a Chanchamayo mientras otros se quedaron en ciudades costeras como Lima, Callao, etc.

En "El Peruano" correspondiente al 18 de Octubre de 1873, pagina 410, se hace mención a la llegada a la ciudad de Ica de una "columna de inmigrantes europeos a la hacienda Macacona del Señor Dr. D. Jose Boza". Con fecha 01 de Octubre se remite un informe del Prefecto de Ica donde se manifiesta que esta colonia se había establecido en la hacienda en condiciones satisfactorias y con comodidades de todo genero, proporcionadas por el Se. Don Jose Boza, en numero de 150 personas en su mayoría labradores de origen italiano, teniendo como Jefe a Don Carlos Egidio Bonelle, ademas de disponer de un medico, capellanes, farmacéuticos y caporales, donde ademas de los agricultores existen artesanos especialistas en carpintería, zapatería, sastres, herreros y barberos, quienes en su mayor parte fueron contratados en la ciudad de Ica.

Ademas se menciona que el Sr. Boza había puesto a disposición de la colonia cien fanegadas de terrenos cultivables, ganado vacuno y lanar, alfalfa para los animales y una pensión de 10 soles por persona para sus alimentos, dinero que reintegraran después en el segundo y tercer ano de estancia. Firmado por Nicanor G. Tizon.

Es decir, todo buenas noticias. Sin embargo algo debió pasar, puesto que en "El Peruano" correspondiente al 08 de Noviembre de 1873 se proporcionó pasajes con rumbo al Callao desde Ica a 36 inmigrantes de la colonia italiana, debido a "desorganización" de la misma.
La lista de los italianos que marcharon a Lima es la siguiente:
- Vicente Moroto
- Miguel Merola
- Carlos E. Yodice
- Pedro Tuche
- Roco Tuche
- Domingo Montagna
- Pascual Felipe
- Vicente Romano
- Francisco Machi
- Miguel Fiorino
- Jose Nicolas Escabone
- Donato Lajusestra
- Luis Carboni
- Pedro Carboni
- Vicente Carboni, de 12 años
- Salvador Carboni de 8 id.
- Maria Carboni de 6 id.
- Maria A. Carboni de 15 id.
- Lucia Carboni de 5 id.
- Maria Juana Pantone
- Teresa Pantone
- Gerardo Montaro
- Nicolas Rosa
- Nicolas Jaliquio e hijo
- Francisco Mayo
- Vicente Sito
- Nicolas Nuchito
- Felipe Duve
- Sanato Magioto
- Miguel Tuche

Esta relación la firma Carlos E. Bonille como Director de la Colonia, Juan Atella como Capellán, Sasonni, Tenedor de libros y Francisco, Secretario.

Saludos cordiales,
Eduardo Salazar

Fuentes: "El Peruano" de las fechas señaladas de 1873.