domingo, 12 de abril de 2009

La colonia inglesa del Perené


La colonia inglesa del Perené (1906)**



A fines del siglo XIX y luego de la guerra del Pacífico, el Perú gobernado por cáceres se veía en una franca bancarrota y en apremios económicos severos. Como medio de crédito entonces, se dicta una ley en 1899 sobre concesión de terrenos a compañías inglesas:

"Andrés A. Cáceres. Presidente Constitucional de la República.
Por cuanto el Congreso ha dado la ley siguiente:
Considerando:
Que a la vez que se ejecuta el arreglo ajustado con los terrenos de la deuda externa, se puede consultar el desarrollo de la agricultura nacional y el fomento de la inmigración europea...


Art.1: Autorízase al poder ejecutivo para que, sin perjuicio de tercero, haga favor de los tenedores de bonos o de las compañias que los representen, cesión en propiedad de dos millones de hectáreas de terrenos baldíos de libre disposición del estado, con tal que los concesionarios se obliguen a aprovechar dichos terrenos dedicándolos a explotaciones agrícolas o a otras empresas industriales, a comenzar la colonización dentro de los primeros 3 años y a tenerlos colonizados dentro del término máximo de nueve años...

Art. 5: Los colonos que se introduzcan al Perú en virtud de esta concesión, serán de raza europea y no pagarán durante diez años, contribución alguna sea civil, eclesiástica o judicial ni derechos parroquiales ni obvencionales y usarán el papel común en sus contratos públicos...

Dada en la sala de sesiones de Lima, a 25 de octubre de 1889."


Para julio 1891 bajo los efectos de la ley antes mencionada se concede a la "Peruvian Corporation Limited" un millón cien mil hectáreas en la región de Ucayali, a fin de cultivarlas y establecer colonias. La demarcación de la zona cedida comprende el lado derecho deñ camino entre San Luis de Shuaro y el puerto Tucker, la margen derecha del Pichis hasta su unión con el Palcazú, la margen derecha del Pachitea desde la unión del Pichis con el Palcazu hasta su afluencia con el Ucayali y las márgenes del río Perené.

En noviembre de 1891 se modifica la concesión, reduciéndola a 500 000 hectáreas de terrenos a ambos márgenes del Perené, como primer grupo de terrenos cedidos a la Peruvian. En esta región se desarrollo un importante monto de cultivo de café, caña de azúcar para aguardiente entre otros productos, estando dirigida por un pequeño grupo de colonos ingleses y empleando mano de obra a los indígenas ashaninka.



En 1892 fueron contratados un centenar de colonos italianos por Robert Fowler Mackenzie, agente escocés de la Peruvian, para colonizar la zona del Perené. Estos colonos al inicio recibieron todos los estímulos estipulados por ley, pero al poco tiempo dado la inaccesibilidad de la zona y las dificultades propias de la vida en medio de la selva, decidieron abandonar esta colonia y dirigirse a los valles de Chanchamayo y Tarma, cuando no a las ciudades como Lima y Callao. En 1893 el cónsul italiano visita la colonia del Perené, constatando la presencia de cerca de 30 colonos. Un segundo grupo de colonos italianos fue reclutado en Génova y otro grupo de ingleses en Liverpool y partieron en agosto de 1893 acompañados de Mackenzie hacia el Perené.

Existían de acuerdo a ley el establecimiento espontáneo de colonos, al respecto contamos con una solicitud para la región del Pichis, de fecha 15 de setiembre de 1891:

"Ante SE respetuosamente exponemos: somos agricultores y deseamos cultivar terrenos en los que VE nos designe conforme a las leyes vigentes, pero careciendo de los recursos necesarios para nuestra movilidad, solicitamos la magnanimidad de VE y de sus patrióticas miras por adelanto de aquellas regiones, que se nos proporcione los siguientes recursos:

1. Herramientas de agricultura necesarias para esos lugares
2. Cuarenta centavos por día, que VE designaría por cada familia para atender a nuestra subsistencia por lo menos seis meses.
3. Un arma para cada uno de nosotros para resguardar nuestras personas, y cualquiera otra facilidad que juzgue conveniente en su alto criterio...

Es gracia, vuestros servidores- Abel Gay, Henri Gautrat, familia Roch Gustave, Didrel Theodore, A. Wisecri, Jules Olivier, Romain Gustavo."


Debido al poco éxito en asentar colonos europeos en la zona, McKenzie trata de introducir colonos japoneses. Ikutaro Aoyagi, académico japonés formado en la Universida de California, visita el Perú en 1893 y viaja a estudiar el desarrollo de los dos proyectos de colonización en ejecución para ese momento: el valle de Chanchamayo y la colonia del Perené. Se entrevista con McKenzie quien le habla sobre las bondades del terreno y el clima de la colonia, le comenta sobre la situación de la misma, con veinte colonos italianos quienes se habían enemistado con los británicos y le propone la introducción de colonos japoneses agrícolas a la región. Aoyagi le explica que dicha emigración no era plausible en dichos momentos pero que podría ofrecerle traer 10 japoneses asentados en EEUU a modo de prueba, para ver cómo les iba y en caso de tener resultados positivos no sólo vendrían más colonos sino también capital del Japón, entre otras causas, porque Perú era el único país con el que tenía un tratado comercial en ese momento. Esta idea quedó en ello, no prosperó.

En 1906 el ingeniero del estado César Cipriani estudia la ruta Perené-Ucayali y visita la "colonia inglesa". Al respecto nos dice lo siguiente:

"... en el mismo Chanchamayo, contraté macheteros; en La Merced, arreglé lo relativo a la construcción de balsas y en el campamento de la colonia inglesa del Perené, encontré a su digno representante, don Santiago Turloing, que suministró toda clase de datos acerca de la travesía entre puerto Wertheman y las cascadas, ofreciéndome, con una espontaneidad digna de mi mas profundo reconocimiento, cuanto pudiera requerir para el desempeño de la comisión... por su mediación pude conseguir salvajes que tripularan y condujeran las balsas y los que nos sirvieran más tarde de guías e intérpretes en el trascurso de nuestro largo viaje..."


No menciona la presencia de colonos ingleses y sí más bien confirma el empleo de nativos amazónicos para las labores diarias.

También existen reportes que tienden a justificar el pobre éxito de la colonización del Perené llevado a cabo por la Peruvian. Capelo en 1895 publica lo siguiente:

"... San Luis de Shuaro, enero 8 de 1893... hasta llegar al río Asupizú... dejé establecida la colonia llamada de los franceses, compuesta por dos franceses D. Julio Riegert y D. Agustin Laborde y un italiano D. Segundo Ferrari...

7 de mayo de 1893... cumplo el penoso deber de comunicar a US que durante los trabajos terminados hoy, llegaron a estos campamentos unos extranjeros, diciendo que querían establecerse como chacareros en el puerto, lo que efectivamente ha sucedido con uno de ellos que venía con su señora y un niño; pero no así respecto de los otros que después de hacer destrozos en tres chacras de chunchos, y llevarse cuanto tenían, concluyeron por llevarse también todos los elementos de trabajo y el dinero que traía el que vino con su familia, D. Miguel Ketels, quien les entregó todo porque le dijeron que en balsa se lo llevarían al puerto... para el mejor efecto de las medidas que tenga a bien dictar US, agregaré que los extranjeros a que me refiero son dos italianos cuyos nombres ignoro, y tres franceses Miguel Brallo, Luis Flog y Enrique Chim..."


Finalmente para la primera década del siglo XX el precio del café sufrió una baja a nivel mundial, abandonando la Peruvian la región.




ADDENDA (MARZO 2010).- Revisando documentos sobre las relaciones de Inglaterra y el Perú, di con una reclamación de la Legalización Británica en Lima (Alfred St. John) al Ministro de Relaciones Exteriores E. de la Riva Agüero, fechada el 13 de mayo de 1897, en donde se da cuenta del asesinato de los colonos ingleses Midgeley y Wholey en los terrenos de la Peruvian Corporation, a manos de nativos (conocidos por aquellas épocas como "chunchos").

El mes siguiente, E. de la Riva Agüero le envía una respuesta, adjuntando una investigación realizada en donde se expone el incumplimiento hecho por la Peruvian de colonizar la región del Perené en los plazos establecidos, y se remarca la dimensión de los terrenos concedidos, esto es 20 kilómetros a cada lado del Perené durante 80 kilómetros de su curso, delimitación que no aplica a terrenos ya habitados previamente que queden dentro de la zona cedida los cuales siguen perteneciendo a sus dueños peruanos, sobre todo en la región de Pangoa, la Merced y Yurinaqui.

En este documento, redactado por Joaquín Capelo, se explica que los señores Midgeley y Wholey pretendían tomar los terrenos de unos nativos, situados a la orilla opuesta del Perené en las proximidades de la hacienda San Juan, a 15 km del puerto Wertheman, los nativos manifestaron su legítimo derecho a permanecer en los terrenos que poseían desde antes de la llegada de la Peruvian y se opusieron al desalojo y la construcción de puentes por parte de los ingleses, llegando a tomar acciones violentas. Finalmente, el gobierno peruano envió una comisión investigadora con 10 gendarmes de Tarma y un oficial ad hoc, pero cuando llegaron a la zona los nativos ya habían desaparecido. Como vemos, la región del Perené constituía una región de frontera, en donde las leyes muchas veces eran sustituidas por la fuerza, y se cometerían miles de tropelías, desde el abuso de los caucheros y secuestro de nativos, hasta el asesinato de colonos en medio de malentendidos y desavenencias.







-----------------
(1) Colección de leyes, decretos y resoluciones del departamento de Loreto. Carlos Larrabure Correa. Monumenta Amazónica. CETA 2007
(2) La Presencia Europea en el Perú. Giovani Bonfiglio. Fondo Editorial del Congreso del Perú, 2001
(3) Historia del Perú Contemporáneo. Carlos Contreras/Marcos cueto. IEP, PUCP, UP, 2007
(4) La vía central del Perú. Joaquín Capelo, 1895
(5) Agriculture and rural connections in the Pacific, 1500-1900. James Gerber, Lei Guang. Editor Ashgate Publishing, Ltd., 2006
(6) Colección de los Tratados, Convenciones, Capitulaciones, Armisticios y otros actos diplomáticos y políticos celebrados desde la independencia hasta el día, precedida de una introducción que comprende la época colonial, por Ricardo Arana. Tomo Octavo, Lima, Imp. del Estado, 1905 (página 575)

* Fotografías tomadas de: Informe del ingeniero Sr. César Cipriani sobre la ruta Perené-Ucayali. Escrito por César A. Cipriani. Publicado por Imprenta del Estado, 1906.
**La primera fotografía es tomada de "Reseña económica del Perú" de Carlos Cisneros (1906).

2 comentarios:

Marcos (maxerff@hotmail.com) dijo...

Saludos!
Interesante artículo. No sabía que algunas colonias tuvieran tan poco éxito. Con mis escasos conocimientos de historia, siempre me imaginé que los procesos de colonización serían como un despliegue masivo de pobladores.

Lo cierto es que, dado el nombre del blog, creo que podrías ayudarme con una pequeña cuestión sobre la inmigración en el s.XIX. Para un trabajo sobre la europa contemporánea me gustaría hablar de las colonias en relación con la "superpoblación" en Europa a final de siglo.
Querría saber aproximádamente cuántas personas de las potencias Europeas inmigraron a las colonias en Estados Unidos, África y Asia. Si unas docenas como en el caso de la colonia de Perené, o miles de ellas. La idea es saber si el crecimiento demográfico "forzó" a gente a salir de sus países.

Si pudieras darme una orientación o remitirme a alguna fuente te lo agradecería enormemente.
En cualquier caso, gracias por tu tiempo y tu blog.

EDWARD PECEROS SAUNE dijo...

POR FAVOR SI TIENES MAS INFORMCUION ACERCA DE PERENE