domingo, 14 de diciembre de 2008

Conclusiones sobre la inmigración alemana en el Perú


Tecnificación de la Hacienda Casa Grande - Valle de Chicama

El proyecto de inmigración europea masiva por parte del Estado peruano desde inicios de la República fue concebido y alentado, no solo por mentes idealistas y románticas, sino también por medios legales como la Ley de Inmigración dada por Castilla en 1849. Sin embargo, los inmigrantes que llegaron al Perú en forma masiva con contratos de trabajo por parte del Estado, fueron los asiáticos, cerca de 100 000 chinos y 50 000 japoneses llegaron a nuestras costas en el Siglo XIX.

Esto se explica al pragmatismo de la clase política dominante (y terrateniente) quienes preferían "contratar" mano de obra asiática puesto que por un salario ínfimo trabajaban de manera inhumana en muchos casos, más que los europeos, quienes además tenían Consulados y representaciones diplomáticas establecidas en el país que les brindaban protección ante casos de abuso laboral.

En Chile durante el siglo XIX llegaron cerca de 6000 familias alemanas (aprox. 24 000 inmigrantes) y en Argentina entre 1850-1940 llegaron alrededor de 152 000 alemanes (en su mayor parte alemanes del Volga quienes estrictamente serían rusos por nacimiento pero alemanes étnicos por modo de vida e idioma) y 111 000 súbditos del imperio austro-húngaro (conformado por Austria, Hungría, República Checa, Eslovaquia, Eslovenia, Croacia, Bosnia-Herzegovina y otras regiones) y cerca de 78 000 alemanes en Brasil entre 1824 y 1899. Sobre la inmigración alemana en el Perú, desde el primer momento republicano (la independencia) llegaron algunos alemanes como Clemente Althaus, militar de la expedición libertadora de San Martín, así como comerciantes de casas trasatlánticas como los Pflucker y los Gildemeister. Dentro del colectivo limeño de entonces, los alemanes eran bien considerados como trabajadores e intelectuales por sobre los otros europeos. Los intentos organizados de inmigración alemana al Perú tuvieron un triste y desastroso inicio por parte de la inmigración a cargo de José Antolín Rodulfo quien entre 1851 y 1852 trajo cerca de 1100 alemanes procedentes de Wurtemberg, quienes sufrieron maltratos y abusos por parte de sus contratantes, amén de emprender dos expediciones fatales a las selvas de Moyobamba. El resultado catastrófico de este primer intento de inmigración alemana fue conocido en Europa y causa de la negativa de los estados alemanes de alentar la inmigración hacia el Perú.



Colonos en Oxapampa

El segundo intento de inmigración alemana al Perú estuvo a cargo de Kuno Damian Schutz, noble de Camberg, quien buscaba un lugar donde los emigrantes alemanes pudieran desarrollarse tranquilamente y no perder sus costumbres, luego de un contrato frustro por una revuelta local, trajo en 1857 alrededor de 300 tiroleses y prusianos, quienes luego de dos años de penurias a duras penas alcanzaron la localidad destinada para ellos, Pozuzo. Allí, sufrieron privaciones y de la incomunicación con el resto del país, si bien las cosechas que tuvieron fueron magníficas y la ganadería se impulsó gracias a la ayuda espontánea del hamburgués Johann Renner. También en esta empresa, Schutz gastó la mayor parte de su fortuna en la manutención de los colonos durante el viaje hacia Pozuzo, así como se ganó la enemistad de la clase política dominante de entonces, rescindiéndole el contrato el cual era originalmente para traer 10 000 colonos (se dice que específicamente tuvo rencillas con Juan Manuel del Mar, a quien acusaba de ser masón y estar en contra de los católicos como Schutz). A iniciativa de los colonos pozucinos, llega al Perú en 1868 una tercera ola de 300 inmigrantes alemanes procedentes también del Tirol y del sur de Alemania, organizados por J. Martin y Santiago Scotland, quienes se establecieron en el Mayro en los alrededores de Pozuzo y por lo inhóspito de la zona regresaron a la colonia y posteriormente en 1891, un grupo de ellos junto con otros europeos residentes en la zona fundaron Oxapampa.

Estos tres intentos de inmigración (aprox. 2000 personas) resumen la inmigración alemana al Perú organizada por el estado, los tres fallidos puesto que no se llegó a concretar los tratados originales principalmente por la desorganización y la falta de cumplimiento de las promesas hechas por el Gobierno.


Mausoleo de Juan Gildemeister - Fotografía de Eduardo Salazar

Sin embargo, un papel importante en el tema de la inmigración alemana, al igual que en el caso italiano, fue el de la inmigración ESPONTANEA de ciudadanos de los países alemanes de entonces, quienes de dedicaron a labores comerciales y artesanales en su mayoría; así como los relatos difundidos en Europa del Perú, hechos por Ernesto Middendorf, Heinrich Brünning, Johann Tschudi, Karl Scherzer, Friedrich Gerstaecker, E. Poepigg entre otros. La inmigración espontánea fue la que trajo a personajes como Enrique Berckemeyer, Juan Luis Dammert, Julio Ludowieg Schmidt, Clemens Althaus, Carlos y Julio Pflucker, Johann Gildemeister, Luis Albrecht, entre otros. Específicamente la historia de Luis Albrecht y de Johann Gildemeister es digna de mención puesto que edificaron lo que con el tiempo vendría a ser uno de los mayores emporios azucareros a nivel mundial, atrayendo también técnicos alemanes a trabajar con ellos. En términos estadísticos, en el Censo de 1876 se cuenta a 1672 alemanes, 6990 italianos, 3379 ingleses, 2647 franceses, 1699 españoles y otros países europeos 1691, sumando un total de 18 078 europeos. Con estas cifras se demuestra que la inmigración europea en el Perú no fue masiva ni mucho menos, en el caso de la inmigración alemana los intentos organizados de la misma fracasaron y el número de colonos alemanes se vio reforzado por inmigrantes espontáneos, a este número del censo habría que añadirle en todo caso los nacionales del imperio austro-húngaro pertenecientes a la esfera de habla alemana.







---------------------------
(1) Diana Millies. Echando Raíces: 180 años de presencia alemana en el Perú (catálogo), Colegio Humboldt, 2007 (las últimas doso fotografías tomadas de esta referencia)
(2) Elisabeth Habicher-Schwartz. Pozuzo: tiroleses, renanos y bávaros en la selva del Perú. 2008
(3) HERBERT FREY MUÑOZ – SARA SALAZAR RODAS. COLONOS ALEMANES FUNDADORES DE OXAPAMPA. INDUSTRIA GRAFICA CIMAGRAF 2007
(4) Natalia Sobrevilla Perea. La colonia de Pozuzo. En: Giovanni Bonfiglio. La Presencia Europea en el Perú. Fondo Editorial del Congreso del Perú. 2001
(5) Jorge Basadre Grohmann. Historia de la República del Perú. Editorial El Comercio 2001.
(6) Ingrid Schulze Schenider. Alemania y América. Ediciones MAPFRE 1995.
(7) Fabián Novak. Las relaciones entre el Perú y Alemania (1828-2003). Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú 2004.

3 comentarios:

Isabel dijo...

Que buena investigación. Esto me confirma que si vinieron de la nobleza austrohungaro. Es la mas completa que he encontrado.

Anónimo dijo...

Don Enrique Gildemeister fue Ministro del Peru en Berlin,desde antes de la Segunda Guerra Mundial.Como todos los Gildemeister de esa generación sabia muy bien el idioma alemán; pero lo interesante es que era profundamente anti-nazi,pero con muy bienos contactos entre las altas esferas del Estado almen y del Partido Nazi, tanto, que en informs a Torre Tagle, prevé la inminente invasión alemana a la Unión Sovietica,en la que Stalin nunca creyo...hasta que se produjo.Sus informe s han sido publicado en el reciente libro,"El Tercer Reich visto por Torre Tagle,Cronicas peruanas de la Segunda Guerra Mundial". Alguien sabe algo acerca de la biografia de Enrique Gildemeister?

Eduardo Salazar dijo...

Estimado anonimo:

Gracias por la informacion. El ambito del presente blog, como su nombre lo dice, se limita al siglo XIX. Sin embargo, aportaciones correspondientes al siglo XX son bienvenidas. Tengo el libro en casa, cuando lo termine prometo un post sobre el mismo. Saludos cordiales.

Eduardo