viernes, 2 de enero de 2009

Luis G. Albrecht y el nacimiento de "Casa Grande"


Hacienda Casa Grande


Carta topográfica colonial de Trujillo y el valle de Chicama

La historia de la Hacienda Casa Grande, la hacienda azucarera que a lo largo del siglo XIX aglutinó una concentración de tierras nunca antes vista en el valle de Chicama y en la costa del Perú, llegando a competir mano a mano en la producción mundial de azúcar con los emporios de Hawaii y Cuba, es sumamente interesante e ilustrativa en lo que al desarrollo tecnológico se refiere, así como tabién retrata el lado oscuro del capitalismo.

El espacio que comprendió su primer núcleo lo constituye la Hacienda Oyague, la cual fue propiedad de Domingo José de Oyague en 1750 durante la época colonial; luego dichas tierras con el advenimiento de la República pasan a propiedad de los Bracamonte y Pinillos, terratenientes liberteños quienes en 1830 fundan Casa Grande. Es necesario remarcar que hasta ese momento, la capacidad de producción de las haciendas azucareras era muy limitada, por cuanto no se contaba con maquinaria industrial para su siembra y procesamiento, ni tampoco interés en adquirirlo, llevando esta situación al cultivo de caña para autoconsumo y en un brevísimo número, para exportación. La forma tradicional de procesamiento de caña, el trapiche, seguía siendo un eje impulsado por bueyes, así como las vías de comunicación entre los diferentes cañaverales eran prácticamente nulas o inexistentes, motivo por el cual mucho de la cosecha se perdía y no se podía procesar.


Bamberg, Bavaria

Luis G. Albrecht, alumno del ingeniero alemán Liebig, nace en Münich, Bavaria (otros señalan que en Baamberg, también en Bavaria, me inclino por esta teoría) el 19 de marzo de 1826, muy joven viaja a Estados Unidos y México en donde funda Casa Grande de Blancos, en Manzanillo dedicándose a la exportación de maderas. Llega al Perú por problemas de salud entre 1855 y 1856, casándose con Emilia Casanova y Velarde, hija del coronel Domingo Casanova, dueño de la hacienda Galindo; y se establece en Trujillo, adquiriendo la propiedad azucarera “Facalá” en el valle de Chicama en 1862, en la cual posteriormente se asocia con los hermanos Pflücker. Para 1865 adquiere la hacienda Sausal a fin de ampliar sus sembríos.

Al inicio Albrecht siembra algodón en Facalá; el cual tenía buen precio y demanda debido a la guerra secesionista de Estados Unidos (la que conllevó a una enorme baja en la producción de los algodonales del sur de EEUU), pero dándose cuenta de la rentabilidad y facilidad de cultivo de la caña de azúcar en el valle, cambia de rubro y comienza con los cañaverales en Facalá, Sausal y Casa Grande. A decir de Elías Alvarado

"(Albrecht)… constituía el prototipo de alemán decente del siglo XIX educado en las rígidas normas del trabajo, el bien y la justicia… proyectaba construir el ferrocarril de Casa Grande al puerto de Malabrigo, problema que hoy mismo se halla en discusión, pero como notó que dicha línea férrea sería perniciosa para Trujillo y el resto del valle, abandonó su propósito."


Como ya hemos mencionado, dándose cuenta del atraso tecnológico en cuanto la industria azucarera se refiere en nuestro país, fue un pionero en industrializar el cultivo de la caña de azúcar en el valle de Chicama, estableciendo el primer ingenio de importancia en la hacienda Facalá, aprox. en 1862. Asimismo, amplió el rubro de sus negocios a la explotación del cobre, en las minas de Quiruvilca, junto con Gottlieb, ganando notoriedad en el ámbito económico republicano.

Raimondi en su viaje realizado en 1868 le dedica algunas palabras al industrioso Albrecht:
"Luego pasé a Facalá, célebre entre todas las del valle de Chicama, un hombre inteligente, activo y emprendedor, el señor Luis Albrecht, hizo surgir como por encanto esta hacienda del estado de decadencia en que se hallaba, introduciendo las más útiles mejoras, de manera que actualmente puede considerarse como la hacienda modelo de todo el valle de Chicama y la que representa el progreso en todos sus ramos. Se cultiva caña de azúcar, arroz, algodón y hay un surtido de máquinas, puestas en movimiento por la poderosa fuerza del vapor."


A partir de 1870 como ya hemos señalado, la industrialización de la empresa azucarera triunfa, siendo en el valle de Chicama la fuerza utilizada principalmente la hidráulica seguida del vapor para las maquinarias, reemplazando a los obsoletos trapiches tirados por bueyes. En 1877 utilizando máquinas a vapor importadas de Filadelfia, la hacienda Lurifico elabora 1000 quintales diarios de azúcar, mientras que la hacienda Facalá de los hermanos Pflücker en Chicama elabora 50 000 quintales por año. En 1876 la hacienda Sausal de Albrecht produce 15 000 quintales de azúcar por año.

Este incremento en la producción de caña conllevó a un incremento del consumo de la misma, motivo por el que Albrecht comienza a adquirir las tierras adyacentes a Casa Grande integrando ingenios con zonas de cultivo en un área industrializada, y en aquellas localidades en las cuales no se podía hacer esto lo que se acostumbraba era adquirir las cosechas de haciendas vecinas que no dispusiesen de ingenios para su procesamiento, al igual que Augusto Cabada, propietario de las haciendas Lache y Santa Ana, firmando ellos un contrato en 1871 en el que se estipulaba que Albrecht se comprometía a procesar en Casa Grande la caña producida en las tierras de Cabada debiendo recibir cada parte el 50% de producto. Cuando Cabada adquiere su propia maquinaria, denuncia el contrato y es litigado zanjando el conflicto la Corte Suprema de Lima a favor de Luis Albrecht el 24 de diciembre de 1877.


Token de la Hda. Casagrande
Como vemos, eran tiempos prósperos para Casa Grande y para Albrecht, aunque es necesario mencionar en este punto que muchos de sus jornaleros eran coolíes, viviendo explotados en muchos casos llegándose a excesos en otros, al tomar los capataces la justicia por su propia mano.

Luego, vino el descalabro nacional, la Guerra del Pacífico. También es necesario señalar que Luis Albrecht era casado de una prima del militar chileno Patricio Linch (se dice que gracias a esto pudo negociar condiciones favorables sobre los cupos, no está comprobado esto último, lo que sí se conoce es que luego de la guerra Albrecht quebró). Al producirse la toma de Lima, una Expedición comandada por Linch recorre el norte del país, imponiendo cupos a las industrias que encontraba a su paso so pena de destruirlas, llegando a hacer lo mencionado con las haciendas de Dionisio Derteano y otras del valle del Santa. En Trujillo se formó el batallón Libres de Trujillo a cargo del coronel Justiniano Borgoño, el cual luchó en las batallas de San Juan y Miraflores. Posteriormente se formó el batallón n° 01 integrando sus filas el capitán Ranieri Manucci, italiano, saliendo al puerto de Salaverry para impedir el desembarco de los chilenos. Luis Albrecht en ese momento decide alojar a algunos centenares de trujillanos en su hacienda Casa Grande, amparándolos bajo el pabellón imperial alemán.

Al llegar Linch a Trujillo, impuso un cupo de 35 000 soles a la ciudad, caso contrario la ocuparía, siendo el alcalde de la ciudad Cecilio Cox. Trujillo (y todo el país) atravesaba por una crisis económica pero ante las demandas de Linch había que pagar el cupo “por fas o por nefas”; Cox entrega 30 000 soles y Albrecht 5 000, de su propio peculio para salvar la ciudad.

Luego de ello, Linch parte al valle de Chicama e impone un cupo de 40 000 soles, caso contrario el puente sobre el río Chicama sería destruido y las haciendas saqueadas. Cox y Albrecht negocian un descuento a 20 000 soles, sin embargo al no reunir el dinero en la fecha pactada Linch comienza a destruir el puente, motivo por el que Cox y Albrecht pagaron cada uno 10 000 soles nuevamente de sus propios recursos. Según una tradición trujillana, Albrecht lo abonó con su propio dinero pues dijo: "Los bienes se han hecho para remediar los males".

Al término de la guerra y con las deudas adquiridas producto de los cupos, la falta de producción azucarera y la destrucción de mucha maquinaria industrial, en 1888 vende Casa Grande a otro alemán, Juan Gildemeister quien en 1889 funda la Sociedad Agrícola Casa Grande Ltda, pero ya eso es parte de otra historia.

Luis Albrecht murió en Lima 8 de julio de 1891. Una urbanización y un Hospital en La Libertad llevan su nombre, y sus actos y nombre son recordados como parte de la tradición oral trujillana, como un inmigrante alemán de nacimiento, trujillano de corazón.







---------------------------
(1) Juan Armas. Guía de Trujillo 1935.
(2) Elías Alvarado Zañartu. Dos héroes olvidados: narraciones sobre la ocupación chilena. Trujillo, Imprenta Diocesana 1917.
(3) Jean Piel. El Capitalismo agrario en el Perú. I.F.E.A. Universidad de Salta 1995.
(4) El Perú. Antonio Raimondo. Tomo I Parte Preliminar. sociedad Geográfica de Lima. Imprenta del Estado 1874.
(5) FORMACION DE LAS HACIENDAS AZUCARERAS Y ORIGENES DEL APRA. PETER KLAREN. INSTITUTO DE ESTUDIOS PERUANOS 1976
(6) Diego Barros Arana. Historia de la guerra del Pacifico - 1881

15 comentarios:

Anónimo dijo...

es muy bueno el esfuerzo que pones al hacer estas notas,se de por experiencia propia lo que significa hacer una investigacion y publicarlo,sigue adelante en todo lo que te propongas y me gustaria que publicaras un articulo sobre las casas haciendas que habia en el valle chicama en los años de 1800 en adelante porque en el valle chicama habia pequeñas haciendas antes de ser compradas o absorbidas por casa grande o cartavio.gracias

Eduardo Salazar dijo...

Gracias por el comentario. La historia del valle de Chicama efectivamente es interesantísima, desde los primeros fundos de las familias Oyague, Pinillos, Chopitea y Orbegoso hasta el traspaso a europeos como G.B. Maurici, Albrecht, Gottlieb, Larco y J. Gildemeister hasta el proceso de absorción de tierras que dejó configurado un escenario que prefiguró la aparición del movimiento aprista en el país a inicios del siglo XX.

Prometo mas post sobre el tema.
Saludos cordiales.
Eduardo

MARCO dijo...

valioso aporte eduardo sobre la hacienda casa grande,soy casagrandino,naci y creci en esa tierra dulce,ahora radico en japon desde hace años,soy descendiente de japoneses,me gusto tambien la publicacion de la imigracion japonesa al peru,la historia de casa grande es extensa,cuando eran los dueños absolutos los alemanes,aki te dejo una pagina de casa grande actual,ojala te guste,hay una breve historia de la hacienda,sus costumbres de antes,etc. www.comunidadcasagrande.com saludos desde japon eduardo,gracias.

Eduardo Salazar dijo...

Gracias por la visita Marco. Muchos japoneses efectivamente procedentes de Okinawa vinieron a fines del siglo XIX e inicios del XX a laborar en faenas agrícolas de las haciendas del norte, y muchos de ellos son ejemplo vivo de asimilación exitosa. Soy miembro de la comunidad virtual que señalas, la cual tiene mucha información del estado actual de Casa Grande.

Un abrazo.
Eduardo

musicarte dijo...

saludos desde Casa Grande, le dí un repaso a grandes rasgos, esta muy interesante todo, justo por estos días se está haciendo un festival cultural tratando de rescatar esa identidad casagrandina nuestra www.musicarteorganizacioncultural.blogspot.com espero tener noticias de ud. este es el mail de la organizaciòn que hace el festival: org.musicarte@hotmail.com

Anónimo dijo...

Hola Eduardo, te felicitó por tu trabajo el cual brinda información relevante y concisa, está muy bien redactado y es muy fácil de leer por el estilo propio que impones.
Te comento, llegué a tu página buscando fichas de hacienda que gusto coleccionar. Google encontró la imagen de tu trabajo (token). Me preguntaba si habías tenido la oportunidad de ver en vivo la ficha de 5 centavos, y dónde. Yo tengo una ficha negra de 10 centavos, la de 5 nunca la he visto y la estoy buscando. Ya ves que la Numismática apoya mucho a la Historia, ciencia-arte madre de la primera.
Agradezco tu respuesta y te deseo muchos éxitos en tu carrera. Saludos,
Pedro Aldo

Eduardo Salazar dijo...

Hola musicarte, gracias por escribir y disculpa por la demora en responder. Les deseo muchos éxitos en sus actividades, felicitaciones por promover la cultura en Casa Grande.

Hola Pedro Aldo. Las fichas de la hacienda no las he visto, tan sólo en las imágenes que he colgado y que las puedes encontrar en internet.

Acá puedes encontrar una de 50 ctvos. http://www.todomercado.com/Monedas/Ficha-Hacienda-Casagrande-50-Cent-Negra.view?id=1256692091723

Saludos cordiales y gracias por la visita.

Anónimo dijo...

Eduardo muy buena información te felicito.
Quisiera contactarme contigo a ver si me ayudas en busqueda de información de mi bisabuelo que estuvo en la epoca de 1900 a 1913 por trujillo y tuvo tierras, mi correo es rodo_gp@hotmail.com
Gracias
Rodolfo Gerstein

Anónimo dijo...

Buenas, desearía citarlo para el trabajo que realizo, pero desearía saber exactamente si es docente o tiene estudios superiores (exactamente donde o cuales>) usted sabe uno no puede fiarse de todos lo blogs, aunque por las publicaciones que realiza podría asegurar su seriedad con las investigaciones.

Gracias por la respuesta.

Eduardo Salazar dijo...

Estimado anonimo:

Mandeme un email a edu.salazar79@yahoo.com y le enviare mis datos.

Cordialmente,
Eduardo

Miguel de Althaus dijo...

El tal Linch es en realidad el vice.almirante Patricio Lynch, quien llevóa a cabo una expedición marítima de merodoe al Norte del Perú dode no había defensas militares,Asoó la región con cupos exorbitantes y sembró destrución por doquier,Despues de las batalls de defensa de Lima, Lagos gobernó la ciudad, pero Chile nombró a Patricio Lynch para gobernar Lima y alrededores con puño de hierro;ipuso cupos y envió diversos monumentos comoo saqueo a Chile,Expedicinó a la Sierra en busca de ácers pero le fue mal y tuvo que regresar a Lima.Fué odiado por todos los limeños.

Anónimo dijo...

He leído mucho sobre Cecilio Cox un Notable que salvó a Trujillo de la destrucción por los chilenos durante la Guerra del Pacífico pero no veo ningún monumento en Trujillo a este Ilustre hombre ; sin embargo a Víctor Larco Herrera le han dedicado una importante avenida y hasta un Monumento de cuerpo entero; al respecto de Victor Larco Herrera mi abuelo que vivió su niñez y juventud en Trujillo durante la existencia de Victor Larco cuando vio el monumento en la Av Larco me dijo: "Quien es este hombre" (Cuando vio por primera vez el monumento de Victor Larco Herrera) y yo le die que era Victor Larco Herrera y me contesto mi abuelo: "Y le han hecho monumento encima?" Yo le dije que si y por que decía eso y mi abuelo sentenció : "Era un hombre cruel"

Eduardo Salazar dijo...

Es verdad, desconozco sobre la existencia del algún monumento a Cecilio Cox. No estaría demás uno, teniendo en cuenta su labor como alcalde de Trujillo durante los aciagos días de la Guerra del Pacífico.
Saludos cordiales,
Eduardo Salazar

Chalaca Gonzales dijo...

Hola Eduardo, interesante la historia de casagrande y veo que tienes un interes por la historia de Trujillo, amparado en eso me gustaria saber si puedes decirme o donde puedo encontrar informacion sobre la ruta que siguieron los chilenos que salieron de Trujillo rumbo a huamachuco para la batalla final de la guerra del Pacifico.. Soy de la Cuesta un distrio de la provincia de Otuzco y en la memoria colectiva de nuestros padres y abuelos decian que por la Cuesta pasaron los chilenos y sus abusos que iban sembrando era moneda corriente al extremo que hasta el dia de hoy, hay una familia Galvez que les dicen los chilenos, parece que el padre de esta familia fue producto de una violacion de algun chileno y quedo al amparo de su madre. pero me estaba desviando del tema, me gustaria saber esa información, pues hay cosas que no cuadran, pues cada quien da relatos diferente de esta historia, salvo que los chilenos hayan incursionado por esa zona varias veces durante el tiempo que duro la ocupacion.

Eduardo Salazar dijo...

Estimado Chalaca:

Gracias por comentar, la ruta del ejército chileno en la campaña del norte está perfectamente descrita en las memorias de Patricio Lynch y otros documentos sobre la guerra del Pacífico (los partes publicados por Ahumada por ejemplo) los puedes encontrar en google books o en archive.org

Un saludo,
Eduardo