miércoles, 26 de noviembre de 2008

Viajeros alemanes al Perú (II): Friedrich Gerstaecker



Friedrich Wilhelm Christian Gerstäcker, 1846

Friedrich Wilhelm Christian Gerstäcker nació el 10 de mayo de 1816 en Hamburgo, hijo de Karl Friedrich Gerstäcker y de Luise Frederike Gerstäcker, ambos cantantes de ópera, quienes continuamente se mudaban de acuerdo a los trabajos conseguidos. Su padre fallece en 1825 de tuberculosis, y su madre envía a Gerstäcker con su hermana Molly a vivir con sus tíos en Braunschweig. Su tío lo educa para que se dedique al comercio en Kassel, pero Gerstäcker anuncia a los 19 años su decisión de irse a Estados Unidos a trabajar en una granja, debido a las lecturas que realizó de James Fenimore Cooper y los parajes idealizados de Norte América. Llega a Nueva York en 1837 y se establece en Arkansas, donde se dedica a la caza. Recorre Texas, Ohio, y Louisiana entre mayo de 1839 y febrero de 1840. Regresa a Alemania en 1843, publicando al año siguiente la novela de aventuras "Streif- und Jagdzüge durch die Vereinigten Staaten Nord-Amerikas", basada en sus viajes. En 1845 publica "Die Regulatoren in Arkansas", novela basada en vaqueros y asaltantes, "Cuadros del Misisipí" (1847) y "Los piratas del Misisipí" (1848). Estas novelas se caracterizaron por su estilo sencillo, sobrio, al modo de cartas familiares, estilo que marcó sus futuras novelas, llegando a ser considerado el mayor novelista de aventuras de la Alemania del siglo XIX.

Entre 1849 y 1852 viaja por el mundo, por Norte y Sur de América, California, Oceanía, Australia, Indias Orientales y Asia, recogiendo sus impresiones en sendos relatos mezclados con ficción, inaugurando el género "Lebensbild" (cuadro de vida), basado en el estilo realista del novecientos. A su regreso, escribe "Reise in Süd-Amerika", donde menciona su estancia en Perú.

Entre 1860 y 1861 viaja nuevamente a América del Sur, escribiendo una obra de dos volúmenes titulada "Achtzehn Monate in Süd-Amerika", deteniéndose minuciosamente en la descripción de las colonias alemanas asentadas en el territorio americano. Zarpa de Southampton en mayo de 1860, atraviesa Panamá en ferrocarril, viaja en vapor hasta Ecuador y llega a Quito. Pasa a Guayaquil, ciudad que describe como militarizada debido a la reciente revuelta militar y consigue un barco rumbo al Callao.

El 15 de diciembre de 1860 llega al Callao, no conteniendo su emoción al pisar suelo peruano, pero se desilusiona al no encontrar a los indios emplumados que se había figurado de acuerdo a los relatos leídos en su nuñez, sino en su lugar, a ciudadanos con trajes negros y vestidos a la moda europea. Redacta 200 páginas referidas a su estancia en Perú, Lima, su excursión a la sierra y selva peruanas, el Amazonas y la colonia alemana del Pozuzo. Para llegar a éste último destino, pasa por Cerro de Pasco en donde encuentra algunos alemanes operarios de las minas, artesanos y un médico llegados antes con el grupo de inmigrantes de 1857 (en otros post hablaremos de este grupo in extenso). Asimismo, describe coloridamente el "carnaval" limeño, sorprendido por las costumbres de echarse agua y embadurnar a los transeúntes con pintura y huevos rellenos, en medio del carnaval conoce a Garibaldi. Se entrevista también con el Mariscal Ramón Castilla en el balneario de Chorrillos, comunicándole las penurias y el aislamiento de la colonia del Pozuzo. El 20 de febrero de 1861 sale del Callao rumbo a Chile, recalando en Pisco y sus viñedos, las islas guaneras de Chincha, en las salitreras de Iquique y desembarca en Valparaíso. Un dato curioso, subrepticiamente se pensaba que Gerstäcker se dedicaba durante sus viajes al espionaje. Gerstäcker fallece en Braunschweig, Alemania, el 31 de mayo de 1872.

A continuación, algunos extractos de su libro:

"¡Por primera vez en mi vida en tierras peruanas! Esta es una sensación particular que no es fácil de describir, sino que debe ser sentida por uno mismo para poder tener una clara idea de ello. Perú, Pizarro, Robinson Crusoe, Campe, viejas imágenes del tiempo de la juventud, repentinamente cobraron vida... indios con plumas rojas, amarillas y azules en la cabeza y en torno a las caderas, con broches de oro en los brazos y piernas, y arcos de flechas y mazas en las manos... de todo esto no vi nada pero si bastante levitas y crenolinas... estación de ferrocarril, ya no podía dudar que me encontraba en un país completamente civilizado, impresión que no se debilitó con el hecho de haber visto echado a la calle un marinero borracho, donde permaneció extendido..."

"...Nuevamente se vieron los peruanos sin trabajadores... Los "honorables" alemanes tuvieron la preferencia para ingresar en lugar de los negros, y un tal llamado Rodulfo, peruano, envió felizmente la primera hornada a este país. No necesito mencionar más cómo les fue a ellos y cómo fueron tratados. De este asunto se ha hablado suficientemente en Alemania. Rodulfo, sin escrúpulo alguno, puso a los alemanes en pública subasta para dar a la gente, mediante un acuerdo, según él decía, para hacerles firmar su contrato... Aquellos alemanes que fueron introducidos por Rodulfo, se encuentran ahora dispersos en todo el país, habiendo permanecido muchos en Lima, donde representan casi todos los oficios, yéndoles bien a casi todos".

"Las limeñas tienen en eso una manera especial de llevarla que no está en la costumbre de ninguna otra república sudamericana. Estiran la mantilla sobre la frente y saben de tal manera hacer caer la punta de aquella que, de todo el rostro, sólo dejan ver el ojo izquierdo por permanecer descubierto. Las damas decentes deben proceder de este modo aun de día, pues en la noche es usurpada esta costumbre por la chusma ligera... Por numerosos que sean los alemanes, franceses e ingleses que estén distribuidos en la ciuda de Lima, todas las esquinas de la misma han sido tomadas en propiedad por los italianos, quienes han instalado allí una pulpería, negocio de abarrotes, un café o un bar..."

"Había visitado el Perú para ir a conocer la colonia alemana del Pozuzo, de la que tanto se hablaba en Alemania... la clase culta de alemanes en Lima, incluyendo hasta los incontables cónsules, nada sabía de tal colonia, como si no existiera. En realidad, la mayor parte sólo sabían de ella por lo que habían leído en el Augsburger Allgemeinen Zeitung... (En Cerro de Pasco) Se ha establecido allí toda clase de artesanos, entre ellos muchos alemanes, por lo que he podido saber la vida de sociedad transcurre alegre y activamente. Como en todas partes, allí están también los alemanes divididos en diversos partidos, los que no se pueden ver unos a otros. Es posible que hayan obrado así para no calumniar a su carácter nacional, quiá también haya obedecido a otras razones... Hubo algo que me llamó la atención en Cerro y fue el atuendo de los aborígenes e indios, los que con sus puntiagudos sombreros, hubieran podido equipararse a los tiroleses... muchos de ellos llevan también sombreros de fieltro... es así como dos nacionaes, en dos distintas partes del mundo, sabiendo difícilmente algo una de otra, han escogido el mismo atuendo, que está de acuerdo con sus necesidades."

"(Sobre Huánuco) Estas regiones están habitadas por una raza característica de hombres- no hay blancos ni indios tampoco, sino algo de ambos y muy a menudo de aquella que corresponde a lo que los peruanos señalan como cholo... significa aquí lo que en América del Norte se llama mestizo... en realidad no tiene por qué avergonzarse la gente de su sangre india, aunque no provenga completamente de un tronco de caciques, ya que en aquellos tismpos los habían más nobles que entre la gentuza española que se desparramó por estas costas..."


NOTA: Los comentarios sobre Pozuzo los reseñaré en otro post.





------------------------------
(1) Friedrich Wilhelm Christian Gerstäcker (1816–1872). The Encyclopedia of Arkansas History and Culture. Disponible en http://www.encyclopediaofarkansas.net/encyclopedia/entry-detail.aspx?entryID=1656 (fotografía tomada de allí).
(2) Friedrich Wilhelm Christian Gerstäcker. Viaje por el Perú. Biblioteca Nacional del Perú, prólogo de Estuardo Núñez.

2 comentarios:

David Elí Salazar Espinoza dijo...

buen comentario al texto de este valiosos viajero alemán...me gustaria leer sobre la obra de FRIEDRICH sobre su visión del valle del pozuzo, te lo agradeceré mucho.
éxitos en tus investigaciones.

David Elí Salazar

Eduardo Salazar dijo...

Hola David, gracias por escribir. Los comentarios sobre Pozuzo los reseñé en los post sobre ese tema. Pero puedes entrar al texto completo de la obra de Gerstaecker acá:

http://bvirtual.bnp.gob.pe/bvirtual/cod_libro.php?cod_libro=41

Saludos cordiales.