miércoles, 5 de julio de 2017

La isla San Lorenzo y la Guerra de 1866



Es conocido por todos la Guerra que se libró en  1864 y 1866 entre las Repúblicas de Ecuador, Perú, Chile y Bolivia contra España, básicamente una guerra desatada tras la ocupación de las Islas Chincha por parte de España en medio de una serie de acontecimientos, incluyendo el maltrato a los colonos vascos en Talambo, una expedición científica enviada a América en barcos de guerra, la presencia de un Comisario Real en lugar de un Embajador como corresponde entre naciones independientes, y el hecho fundamental de que hasta ese momento no existía un tratado entre Perú y España que reconociese la independencia del Perú.

Tras el bombardero de Valparaíso, una ciudad indefensa, por parte de la escuadra española, ésta puso rumbo al norte, hacia el Callao. El Presidente Balta organizó las defensas y se libró la batalla del Dos de Mayo de 1866, que según los españoles culminó en victoria por parte de ellos, según fuentes americanas (y finalmente el devenir de los hechos) victoria para la causa común del reconocimiento de la Independencia. Lo cierto es que la flota española fue duramente castigada por la artillería de los fuertes del Callao y el resto de baterías montadas ad hoc, con un número importante de muertos, desperfectos en los barcos y sin apoyo en tierra ni tropas o barcos de refuerzo.

La flota española se refugió en la Isla San Lorenzo donde repararon las naves, enterraron a sus muertos y finalmente partieron rumbo a España, en espera de que las negociaciones diplomáticas cerraran este capítulo bélico. Así, la isla San Lorenzo nuevamente fue utilizada como cementerio, desde épocas prehispánicas, con los holandeses de la expedición de L`Hermitte, con los extranjeros no católicos una vez alcanzada la independencia (mayormente protestantes, incluyendo un Embajador de EEUU), con los coolíes chinos que fallecían al llegar a la Estación Sanitaria, y los marinos españoles fallecidos durante el combate del 2 de Mayo. Luego se volvería a utilizar como camposanto en la Guerra del Pacífico.

Hasta ahí lo que sabía del tema. Sin embargo hoy, revisando un ejemplar de "La Ilustración Española y Americana" Año 26, 8 de noviembre de 1882 leo lo siguiente:

"La Fragata Navas de Tolosa, enviada por el Gobierno español a los puertos del Pacífico. En La Época, ilustrado periódico chileno, correspondiente al día 15 de Octubre próximo pasado, leemos las siguientes líneas: Meses atrás, los miembros de la colonia española residentes en Lima y Callao solicitaron al cuartel general la competente autorización para trasladar al Cementerio de Lima los restos de los marinos españoles, provisionalmente sepultados en la isla de San Lorenzo después del bombardeo y bloqueo del Callao en la pasada guerra -- El general Lynch accedió gustoso a aquella petición y puso a disposición de la comisión que organizaba aquella obra piadosa una banda de música y un piquete de infantería...
Hoy podemos añadir a las anteriores noticias del periódico chileno otras más significativas e igualmente satisfactorias: la solemne traslación al cementerio de Lima, desde la isla de San Lorenzo, de los restos de los marinos y soldados españoles que murieron enfrente del Callao el 2 de Mayo de 1866 se ha efectuado con majestuosa pompa, el día 30 de Noviembre último (según despacho telegráfico que hemos tenido la satisfacción de recibir y leer), presidiendo el acto fúnebre , como en testimonio de reconciliación absoluta entre españoles y sud-americanos, el encargado de negocios de nuestra patria y el general chileno Lynch, y concurriendo en masa la colonia española y gran muchedumbre de chilenos y peruanos..."

Tras esta lectura comienzan las interrogantes: ¿los restos hallados por Huldtwacker en la isla San Lorenzo incluyen españoles del combate de 1866? ¿en qué lugar del cementerio general (Presbítero Maestro) reposan los restos de estos españoles?  ¿por qué en la historiografía actual se sigue considerando que hay restos de españoles de 1866 en la isla San Lorenzo?

Saludos cordiales,
Eduardo Salazar

No hay comentarios: